Get Inspired

My Books

Travel Guides

About Me

Top

Turquía

¿Por qué Turquía?

Porque Turquía tiene un rico patrimonio cultural, historia milenaria, belleza arquitectónica y natural (620 parques nacionales), 465 museos y maravillosas playas. Cualquiera de estas razones bastan para que millones de turistas (15 millones en plena pandemia, 51 el año anterior) acudan como moscas al olor de su magia, pero hay más… Empieza a mirar ya billetes si sufres por, al menos, una de estas tres particularidades:

  1. Eres (érase) un Ovidio Nasón mal narigado.
  2. En el laboratorio en el que trabajas desarrollando una cura para el envenenamiento por kriptonita se ha producido un incendio con consecuencias inesperadas: un recipiente de ácido se derrama sobre el protoplasma modificado genéticamente que estabas usando y, a causa del vapor emitido, pierdes todo tu cabello.
  3. Tu padre es calvo y lo has heredado.

Para estos contratiempos tienen soluciones a un precio que es un regalo.

¿Europa o Asia?

Turquía es el corazón mismo de Eurasia, un corazón rectangular que se extiende en su mayor parte por el suroeste del continente asiático y, en menor medida (Estambul), por el sureste de Europa. La región asiática de Turquía se llama Anatolia (también conocida como Asia Menor o Meseta de Anatolia), mientras que Tracia representa la parte europea. Los estrechos que unen el mar Egeo y el mar Negro (el estrecho del Bósforo, el estrecho de los Dardanelos y el mar de Mármara) separan la región europea de Tracia y la región asiática de Anatolia. Estambul tiene una pata en cada continente y es la ciudad turca más grande del país (y la más poblada de Europa). Ankara, la capital, está en Asia.

Su importancia geoestratégica es imbatible. La rodean diez países asiáticos y europeos: limita al norte con el Mar Negro, Azerbayán y Georgia, al este con Armenia e Irán, al sur con Irak, Siria y el mar Mediterráneo, con fronteras marítimas con Chipre, y al oeste con el mar Egeo, Grecia y Bulgaria.

BONUS: Tras su fracaso en la adhesión a la Unión Europea, Turquía empezó a hacerle más ojitos que nunca al mundo árabe de la mano de su (muy conservador) presidente Recep Tayyip Erdogan. Hagia Sophia, la otrora basílica cristiana (532-1054), después ortodoxa del Imperio Romano Oriental (1054-1453), luego mezquita (1453-1931) y finalmente museo (desde 1935), volvió en 2020 a tapar sus mosaicos con representaciones humanas y a transformarse en mezquita.

Elige tu turistada

¿Quieres presumir delante de tus amigos, cuñadas, conocidos de tanatorio, prima del pueblo y frutero con algo más que fotos de tu viaje a Turquía? Atentos a:

Qué hacer

  • Asistir a una ceremonia de derviches danzantes
  • Dejarse trolear por un heladero vacilón. Los dondurma, típicos helados turcos, además están buenísimos (y algunos de los heladeros de tiesos bigotes también).
  • Marcarse un viaje en globo por Capadocia
  • Esquiar en la montaña Uludag, de 2 543 metros de altura e increíble belleza natural. Además de enorme y alta, esta montaña es una fuente de orgullo para la gente de Bursa.
  • Ponerse a punto en las terapéuticas aguas termales de Yalova. Se dice que tratan el corazón y las enfermedades reumáticas. Hay en esta zona varias piscinas de inmersión históricas, incluida la bañera «Sultán», «El baño de la madre» y el «Baño de Qursunlu».

Qué ver

  • Las ruinas de Troya, caballo incluido: El cercano pueblo de Çanakkale es bonito, costero y un buen sitio desde donde hacer la excursión.
  • Estambul: Está considerada una de las grandes ciudades turísticas del mundo. Y con razón. El barrio de Sultanahmet (y sus maravillas, como la Mezquita de Sultanahmet (Mezquita Azul), la Mezquita de Hagia Sophia, la Columna Gigante y la famosa Fuente Alemana), la Plaza de Taskim, Museo Topkapi, playas de Nakki Bee y Taksim, Vialand (Disneyland a lo turco, raro pero efectivo), Snow Theme Park, Petit Chocolate Museum… La lista de maravillas que ver en Estambul sigue y sigue.
  • Pamukkale: Asombroso fenómeno geográfico único en el mundo. Cuando lo visites, parecerá estar ante un pastel de nata gigante con decenas de capas, piscinas naturales y terrazas de piedra caliza formadas por el fluir del agua durante millones de años. Sus manantiales  se formaron hace más de dos mil años y se caracterizan por sus grandes propiedades curativas y su capacidad para aliviar el dolor. Pamukkale se encuentra en la provincia de Denizli, al suroeste de Turquía, en la costa del mar Egeo. Los romanos consideraban ese lugar un lugar sagrado, y lo llamaron «Hierapolis», que significa «la ciudad santa».
  • El puerto/balneario de Antalya: Sus playas (como Konyaalti), su estación de esquí (Sakalikent) y hermosas cascadas (Kursunlu, Manvgat, Dudan) son muy celebradas por los entusiastas de la naturaleza y los deportes náuticos. También tiene un parque acuático,  Aqualand Antalya, y hasta un acuario (que no recomendamos).
  • Trebisonda y sus pueblos, como Uzungol y su impactante lago. Y el monasterio ortodoxo oriental de Sumela, también llamado el Monasterio de la Virgen María, fundado en las empinadas laderas de Macka en el siglo IV. El complejo consta de la Iglesia de la Roca, capillas y habitaciones de estudiantes, así como biblioteca, manantial santo, cocina, un refugio para visitantes y un ojo sagrado ortodoxo griego.
  • El gran árbol centenario de Bursa:  En el pueblo de Inkaya está el árbol más grande de Turquía. Un platanero de más de 600 años y 37 metros de altura. El grosor de cada una de sus 13 ramas principales es como el tronco de un árbol cualquiera. Da sombra a una superficie de unos mil metros cuadrados.
  • Marmaris, al sudoeste del país: Es una región costera repleta de joyas por descubrir, como el Castillo de Marmaris, uno de los mejores y más hermosos monumentos históricos de Turquía. Cerca, el distrito de Dalian acoge importantes atracciones (sus famososo baños de lodo, Old Kansas City (sí, versión turca del lejano oeste), Turtle Beach…
  • En Esmina (Izmir) puede verse una famosa ágora del siglo IV a. C. como parte de su paisaje cotidiano, que completan su histórica torre del reloj otomana en el centro de la plaza Konak, el legendario Castillo Kadivikal (construido en el siglo IV a. C. por un general de Alejandro Magno), la montaña Bozdag, que brinda a los visitantes distintas formas de esquiar o escalar, o tranquilas playas como la de Sever Hisar.
  • Éfeso: Siglos de historia contemplan a esta antigua ciudad griega, que fue posteriormente una de las más grandes del mundo durante la era romana. Los numerosos templos y monumentos que se conservan de aquella época son considerados el mayor atractivo para los turistas, que pueden llegar a la ciudad en barco. Es Patrimonio Mundial por la Unesco desde 2015 y se encuentra a a 8 kilómetros de distancia de Playa Pamucak y a 680 de Estambul.

Clima en Turquía

El mejor momento para visitar los sitios arqueológicos son primavera (abril y mayo) y otoño (septiembre-octubre), cuando la temperatura es cálida, pero no demasiado. Si bien el verano (junio-agosto) puede ser un poco caluroso, es un buen momento para disfrutar del esplendor de la playa.

Las áreas costeras que bordean los mares Egeo y Mediterráneo tienen un clima mediterráneo templado, con veranos cálidos y secos e inviernos templados a fríos y húmedos. Las costa turca del Mar Negro es cálida y húmeda en verano y fresca y húmeda en invierno, con abundantes lluvias.

Datos prácticos

[/vc_column_text]

Comida – Koftas, kebabs, humus, sopas, panes, dulces… la comida típica turca merece una entrada aparte.

Transporte – Existen varios aeropuertos que operan vuelos domésticos e internacionales. Es fácil, barato y cómodo moverse en autobús, taxi, tranvía, barco e incluso alquilar un coche para desplazarse de una región a otra, aunque las señales están turco. Conducir dentro de una ciudad puede ser, en cambio, una misión suicida.

o

Aprende turcoEs útil aprender algunas palabras turcas antes de viajar a Turquía, ya que es posible que uno necesite usarlas. «Gracias», «Por favor», «Perdón» y el nombre de algunas comidas son nuestros must have en lo que a vocabulario viajero se refiere

Presupuesto diario sugerido – Según lo que uno coma y los lujos que quiera darse, el presupuesto varía. Los sitios grandes y turísticos, para sorpresa de nadie, son caros (llevé la maleta vacía a Estambul, esperando traerla llena de ropa comprada en el bazar, y era más cara que en el Lefties de Carretas), los hoteles también. Veinte euros para comer y treinta por alojamiento por día y persona podría ser un presupuesto promedio. Lamparitas y chucherías aparte.

[/mkdf_elements_holder_item][/mkdf_elements_holder][/vc_column][/vc_row]

Tips para ahorrar en el viaje

Vaya por delante que nosotros somos un poco agarrados. La moneda oficial de Turquía es la lira turca (nuestro cambio era este: 20 liras igual a un euro), pero aceptan tarjeta, euros y dólares en cualquier sitio, si bien es preferible cambiar a la moneda local para poder ahorrar.

1
Cambio de divisas No conviertas la moneda de tu país al llegar al aeropuerto, ya que la comisión suele ser altísima. Hay muchas oficinas de cambio repartidas por toda Turquía que atienden sin comisiones adicionales
2
Abraza el regateo El regateo es un arte y, si encima lo haces siendo el primer cliente de la mañana de un comercio, tienes más posibilidades de conseguir un buen precio
3
No uses tu línea telefónica Si te encanta detallar a tu suegra cada uno de tus pasos viajeros, compra una tarjeta SIM local y colócala en tu móvil. En caso contrario, tendrás que esperar a que la diñe para poder pagar la factura telefónica.
4
Planifica tu viaje El costo de viajar a Turquía depende principalmente de que desarrolles un buen plan de viaje, comenzando con las reservas de vuelos y terminando con los gastos personales
5
No compres recuerdos para las 27 primas del pueblo
6
Ligar con un turco o turca Son bastante guapos y te enseñarán los sitios locales donde tirar tus billetes no es una opción

Literatura de viaje

[/vc_column_text]

Tocas las guías de Lonely Planet.

[mkdf_product_list info_position=»info-on-image» number_of_columns=»» space_between_items=»no» orderby=»date» order=»ASC» taxonomy_to_display=»category» image_size=»» number_of_posts=»4″ taxonomy_values=»books»][/mkdf_elements_holder_item][/mkdf_elements_holder][/vc_column][/vc_row]

¿Turquía con niños?

Un SÍ mayúsculo.

Desde Estambul a Troya, Capadocia, Pamukkale, la comida, los bailes, los museos, las playas, los bazares, las especias… Turquía es un país que ofrece a los niños experiencias diferentesúnicas que ya siempre quedarán grabadas en su memoria.

0

post a comment