Get Inspired

My Books

Travel Guides

About Me

Top

Polinesia Francesa – Islas Marquesas

Polinesia – Islas Marquesas

Con información y fotos de Alejandra Ramón

En un mundo donde ya no quedan sitios para esconderse, Polinesia, y sus nombres asociados como Bora Bora, Taití, Hawái… evocan exotismo, remotos paraísos insulares y, en fin, corazones contentos (inciso: si acertaste cuáles son los emiratos del post anterior, puedes saltarte este párrafo y los seis siguientes, ya que, probablemente, eres un enterado sabes lo que viene a continuación):

La Polinesia agrupa (es un decir, porque están repartidas como motas de polvo) a más de mil islas en las partes central y meridional del Pacífico, dentro de un triángulo cuyos vértices son Hawái, Nueva Zelanda y la Isla de Pascua, y cuya superficie engloba los archipiélagos de Samoa, Tonga y la Polinesia Francesa.

Este último, antiguo territorio de ultramar de Francia y con un estatus particular, es el más aislado del planeta y está en todas las listas de países menos visitados del mundo. Lo forman cinco archipiélagos (Islas de la Sociedad, Archipiélago Tuamotu, Islas Gambier, Islas Marquesas e Islas Tubuai) repartidos al sur del Pacífico. En total, más de 130 islas, como piedras preciosas en medio del océano, de las cuales Tahití es la más grande y la capital de la región.

1600 kilómetros al norte de Tahití, las distantes y misteriosas Marquesas resplandecen de luz al sol naciente. Este pequeño archipiélago está formado por doce islas (la mitad deshabitadas) que se dividen en las del norte (Nuku Hiva, Ua Pou y Ua Huka) y del sur (Fatu Hiva, Hiva Oa, Tahuata y Fatu Hiva). Su población no llega a 10 000 habitanes. Pero, más allá de las cifras, es muy difícil describir estas islas y la atmósfera que emana de ellas. Para intentar comprender el mundo marquesano, hay que experimentarlo. En ellas no hay charcos de aguas turquesa, ni acogedores arrecifes. Los picos volcánicos se elevan a cientos de metros sobre el nivel del mar, mientras las olas rompen implacablemente contra atormentado e indómito relieve.

Si bien varias de estas islas son muy pequeñas y permanecen deshabitadas a día de hoy, hay otras como Nuku Hiva y Hiva Oa que acogen a la mayor parte de la población (y turismo) y albergan un patrimonio artístico fascinante. Tesoros históricos que incluyen templos de piedra, grandes estatuas tiki y antiguos petroglifos. Sus pintorescos pueblos también son ricos en cultura y encarnan un estilo de vida que todavía está impregnado de tradiciones antiguas. Los lugareños han salvaguardado con orgullo los antiguos patrones y técnicas del arte del tatuaje, el tallado en madera, la escultura y la artesanía.

Hombre y medio ambiente, pueblo y océano, aquí forman parte de un universo sagrado. La naturaleza, fecunda, desbordante, es el corpus de esta cultura, que talla sus misterios, los secretos de su pasado y sus sueños en los tiki, figuras a las que atribuyen poderes divinos y que, a pesar del folclore que hoy las rodea, aún son respetadas y honradas con orgullo por los lugareños.

A las Marquesas viajan menos turistas que al resto de Polinesia. Gracias a esto, han conservado muchos de sus territorios salvajes y al margen de las masas, destino ideal de caminantes, submarinistas, entusiastas de la naturaleza y buscadores de aventuras.

 

Qué hacer en Marquesas

  • Escuchar de boca de los lugareños leyendas populares de su tierra, como la del lagarto amarillo, la de Tiare Apetahi, la de Manuhere, o la de la creación de las Marquesas, entre otras.
  • Mover la cabeza al ritmo de un haka, danza religiosa que escenifica su arte y misterios ancestrales.
  • Visitar la isla Ua Pou , donde sus asombrosos pilares basálticos de gran altura le dan una sensación de lugar encantado.
  • Fondear en Taiohae Bay, en Nuku Hiva. Es una bahía grande y segura, y con equipamiento básico para los barcos y sus tripulantes.
  • Tuhiva rules

    Implorar al tiki gigante Tuhiva, en Nuku Hiva. Su ombligo es fuente de bendiciones, imprescindible meter dentro del mismo un deseo antes de seguir el viaje.

  • Grabarse una historia en el cuerpo con un tatuaje tradicional polinesio.
  • Montar a caballo para apreciar la naturaleza aún salvaje de este archipiélago y descubrir al galope soberbios valles y magníficas cascadas.
  • Darse un baño junto a los (lindos e inofensivos) tiburones que merodean por las orillas marquesienses a la espera de que alguien les dé de comer restos de pescado.
  • Cantar con los brazos extendidos la canción de Aquarius, después de fumar alguna de las preciosas plantas que los paisanos suelen llevar en un táper enganchado a la axila.

Qué ver en Marquesas

  • (en desarrollo)

[/vc_column_inner][/vc_row_inner]

Información práctica no solicitada (en construcción)

Cuándo viajar – …

Cómo llegar – …

In gafapastum veritas – …

Sugerencia de gasto diario – .

Tips para ahorrar

La moneda en la Polinesia Francesa es el Franco del Pacífico (XPF). Euros y dólares son bienvenidos.
1 Euro = 114.13 francos (sujeto a fluctuaciones).

1
Pedir amablemente las cosas Disfrutarás de una experiencia única y desconocida en Occidente: la generosidad ajena.
2
Planifica el viaje con mucho tiempo Hoteles, aviones, barcos, coches... Todo es más barato, y la probabilidad de encontrar ofertas aumenta, reservando con, al menos, siete meses de antelación.
3
Elegir visitas y actividades GRATUITAS s...
4
Llevarse un bocata de tortilla O hacerlo allí
5
Sutituir las bebidas alcohólicas por zumos naturales Están mucho más buenos y, habiendo <em>maría</em>, ¿quién necesita alcohol?

Viajar con niños a la Polinesia

Es un destino perfecto, cómodo, ultralimpio y divertidísimo para los niños. En otras palabras: Playas y cruasanes a porrillo.

[mkdf_product_list info_position=»info-on-image» number_of_columns=»» space_between_items=»no» orderby=»date» order=»ASC» taxonomy_to_display=»category» image_size=»» number_of_posts=»4″ taxonomy_values=»books»]

Vestimenta y diversidad sexual

Pendiente de respuesta. 

    Sorry, no posts matched your criteria.

En cuanto a la diversidad sexual, aunque las islas de la Polinesia Francesa ejercen el autogobierno, están sujetas a la legislación francesa. Esto significa que no hay discriminación legal o institucional contra la comunidad LGBT +. La sociedad polinesia es particularmente acogedora para los viajeros homosexuales. Su cultura tiene un tercer género llamado rae rae, que son hombres que han sido criados como mujeres. Es algo diferente de los conceptos occidentales de identidad de género, pero hace que el pueblo polinesio sea excepcionalmente acogedor y amigable con los viajeros homosexuales.(fuente: Travelgay.es)

Mapa: Wikimedia Commons

0

Comments:

  • Pater

    agosto 8, 2022

    Muy bien, asi me gusta mi niña, expresiva y descriptiva
    Muchos besos de tu familia

    reply...

post a comment